Ambas instituciones hemos firmado un convenio de colaboración para la promoción del patrimonio histórico, social y cultural del Duranguesado. El acto se ha celebrado en la sede de Astola y ha contado con la presencia de representantes de varios ayuntamientos de la comarca.

Uno de los objetivos del convenio firmado es regular las condiciones de la subvención para la realización de proyectos a favor de la Asociación Gerediaga hasta final de año. En el año 2022 recibiremos una ayuda de 10.000 euros.
Esta ayuda ha permitido llevar a cabo una serie de proyectos con los que cuenta la asociación:  actividades culturales para dar a conocer el patrimonio de la comarca,  el programa de visitas guiadas, la difusión de trabajos de investigación a través de la revista Astola, y el calendario anual de fotos antiguas y el stand para las publicaciones del Duranguesado dentro de Durangoko Azoka. Además, hemos podido organizar por primera vez el premio para investigadores noveles.
Para la asociación es importante firmar un convenio de estas características. Por un lado, supone el reconocimiento a nuestro trabajo en y para la comarca, y por otro, compartir objetivos comunes.
También hemos mostrado nuestra intención de ir profundizando en el camino emprendido, con el apoyo de la Mancomunidad y los ayuntamientos participantes.
Antigua relación
La relación entre Gerediaga y la Mancomunidad de Durango ha existido desde el principio. En 1966 tuvo lugar en el campo foral de Gerediaga una reunión de alcaldes de la Merindad, promovida por miembros de la Asociación Gerediaga, que fue el germen de la creación de una Mancomunidad que luego, en 1970, daría pasos más firmes. Así que desde su fundación Gerediaga ha estado al lado de la Mancomunidad.
Durante años también hemos compartido sede: la Casa de Astola.
Sin embargo, fue en 1996 cuando la colaboración fue más estrecha. Cuando Marian Larrauri fue presidenta de la Mancomunidad, iniciamos el proyecto de publicación del calendario anual de fotos antiguas del Duranguesado. Y junto a ello, también se garantizó la posibilidad de que las publicaciones del Duranguesado tuvieran su propio stand en la Feria de Durango.